Prolegómenos de un desacuerdo.

Contenido principal del artículo

Carmen Pardo Salgado

Resumen

Desde antiguo el pensamiento filosófico ha mostrado su interés por establecer los nexos entre la música y los efectos que se suscitan en el oyente. Distintas teorías del ethos se acuñaron siguiendo, en gran medida, la inspiración del pitagorismo. Así, Platón y Aristóteles, pero también Agustín de Hipona y, mayormente Boecio, transmitieron a la Edad Media una teoría musical griega teñida por el pensamiento pitagórico. Con el modelo pitagórico la.música se cubre con un halo metafísico que se hará sentir hasta el Renacimiento. Sin embargo, este modelo que parecía funcionar a la perfección en el ámbito teórico, era puesto en cuestión por los músicos prácticos. El desarrollo de la polifonía, iniciada en el s. XI, evidenciaba que el modelo pitagórico era insuficiente, lo que condujo a los teóricos del Renacimiento a desenterrar las afinaciones de Aristógenes y Ptolomeo y plantear la justa entonación. De este modo, a lo largo de los siglos XV al XVII se propondrán una gran cantidad de afinaciones, temperamentos irregulares o iguales y divisiones de la octava hasta que, en el siglo XIX, se imponga el temperamento igual, mantenido hasta los inicios de la música dodecafónica.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Detalles del artículo

Cómo citar
Pardo Salgado, C. (2014). Prolegómenos de un desacuerdo. Páginas De Filosofía, 9(11), 29–41. Recuperado a partir de http://revele.uncoma.edu.ar/index.php/filosofia/article/view/382
Sección
Artículos