Literal y el frasquito: las contradicciones de la vanguardia

Contenido principal del artículo

Alberto Giordano

Resumen

Comienzos de 1973, poco antes de la aparición del No 1 de Literal y bajo el mismo sello en el que fueron editados sus dos primeros volúmenes (Ediciones Noé)., Luis Gusmán publicó su primer libro, El Frasquito, que alcanzó de inmediato una repercución notable de críticas a la par que se convertía en un ''Suceso"en cuanto a ventas (tres ediciones en el mismo año). De acuerdo a la intención transgresiva que lo sitúa como texto de vanguardia, El Frasquito es una narración fragmentaria, discontinua, que nada comunica ni informa, en la que no se puede reconocer ningún mensaje, ningún compromiso con la "realidad': Un texto que se quiere extraño, ilegible según los códigos dominantes, excéntrico en relación a los lugares admitidos por la institución Literatura. El Frasquito es una narración 'buena para sorprenderse, buena para no entender escribe Osear Steimberg por entonces colaborador de Literal- en una reseña destinada a subrayar y festejar el efecto de desconcierto al que apuesta el libro de Gusmán.

Descargas

Los datos de descargas todavía no están disponibles.

Detalles del artículo

Cómo citar
Giordano, A. (2016). Literal y el frasquito: las contradicciones de la vanguardia. Revista De Lengua Y Literatura, 9(17-22), 137–142. Recuperado a partir de http://revele.uncoma.edu.ar/index.php/letras/article/view/1212
Sección
ARTÍCULOS